Blog

Crónica de Raja Ampat 2019 (by Malote)

Valora este artículo
(2 votos)

A continuación os dejamos la crónica de uno de los integrantes del segundo grupo en nuestro último viaje a Raja Ampat. Una vez más, viaje contado según la visión de nuestro amigo Miguel Ángel Lucero "Malote", que se está convirtiendo en el literato estrella del club:
 

"Son las cinco de la mañana, apenas se vislumbran las primeras luces y la jungla está comenzando a despertar. Parece que todos los pájaros se han despertado a la vez y se están saludando unos a otros. Sus cantos suenan exóticos y desconocidos, excepto uno que me resulta extrañamente familiar. Tardo un rato en darme cuenta que me recuerda al canto del sinsajo, de la película los Juegos del Hambre, lo suficiente como para que se me pase por la cabeza otra película, Objetivo Birmania.

Pero pronto aparto estos pensamientos, estoy en Raja Ampat Biodiversity Eco Resort y sé que en esta jungla en la que se integra el Resort, solo tengo que preocuparme por los mosquitos. En esta ocasión, al ser temporada de lluvias, hay algunos más de lo habitual. Además, es el momento de finalizar la maleta e iniciar la vuelta a casa. He intentado apurar al máximo intentando que el equipo se seque lo máximo posible, pero ha sido inútil. Esta noche no ha llovido, pero la humedad es alta y da la sensación de que el equipo está todavía más mojado que ayer.

Lo primero son las aletas. En este viaje no han tenido mucho trabajo, las corrientes habituales de la zona apenas se han hecho notar gracias a una buena planificación de nuestros guías, que hacía coincidir las inmersiones más cañeras con los momentos de pleamar o bajamar, en los que hay menos corriente. Siempre se agradece no tener que abusar del gancho o dejarnos la botella aleteando, y así poder disfrutar de unas laaargas inmersiones en este paraíso submarino. Mientras guardo las máscaras dentro de las aletas pienso en qué pasaría si ellas pudieran contar todo lo que han visto, quizás lo pudieran hacer mejor que yo, pero se estarían dejando otras muchas maravillas y sensaciones que hemos vivido fuera del agua durante este viaje. Mientras preparo la maleta no puedo dejar de acordarme de nuestra llegada a Kuala Lumpur. Nuestro primer vuelo llegó con retraso y como era previsible algunas maletas no llegaron a su destino a tiempo. Afortunadamente todos las recuperamos antes de continuar nuestro viaje a Raja Ampat.

 

Raja Ampat Oceania
Foto: Malote

 

El viaje hasta aquí es largo, así que parece buena idea hacer una escala de 48 Horas en Kuala Lumpur. Eso nos permite quitarnos algo de Jet Lag y descansar, aunque lo cierto es que descansar es lo que menos hicimos. Nuestro guía Sri, pronunciado Siri, nos recoge temprano a la mañana siguiente, y después del consiguiente cachondeo con su nombre nos lanzamos a una rápida visita por la ciudad.

La ciudad creció gracias a las minas de estaño, hoy agotadas, pero que todavía generan riqueza para la ciudad gracias a fábricas como Royal Selancor, en la que disfrutamos viendo como sus artesanos decoraban diferentes piezas de peltre. Incluso alguno se atrevió a probar, con bastante poco éxito hemos de reconocer, a intentar emularles  en alguna de las piezas que a tal efecto tenían allí dispuestas.

Kuala Lumpur es una ciudad de grandes contrastes. Lo pudimos comprobar desde el mirador de las torres Petronas, las torres gemelas más altas del mundo, que a más de 350 metros de altura nos permitió disfrutar de una vista del Skyline de la ciudad, pero también observar otras casas mucho más humildes que resisten a la sombra de los gigantes en una ciudad en continuas obras.

 

Raja Ampat Oceania
Foto: Malote

 

También es una ciudad mestiza, crisol de varias culturas, principalmente la china, la hindú y la malaya, todas con sus respectivas religiones. En la calle de la concordia pudimos observar como iglesias católicas, baptistas o protestantes, mezquitas, y templos hindús, budistas o taoístas, conviven unos junto a otros en paz y armonía. Pero de entre todos los lugares sagrados que nos ofrece Kuala Lumpur, tenemos que destacar las cuevas Batu, dentro de las cuales se ubica el templo hindú en honor a Muruguran. La entrada al templo, presidida por una gran estatua dorada de 10 pisos de altura, se realiza por unas todavía más altas y empinadas escaleras, que se nos harían eternas de no ser por el entretenimiento que nos proporcionan multitud monos que se acercan con descaro esperando recibir o robar algo del turista demasiado descuidado.

 

Raja Ampat Oceania
Foto: Malote

 

Ya tengo las aletas y las máscaras colocadas, lo siguiente es hacer hueco a la caja estanca con los focos y linternas, una de las cuales compré precisamente en nuestro primer viaje a Kuala Lumpur hace un par de años, aprovechando una mañana medio perdida antes de ir al aeropuerto. Este año hemos conseguido una mejor combinación de vuelos y salimos algo más tarde, así que algunos la aprovechamos para hacer las compras de souvenirs con las que quedar bien con la familia. El equipo fotográfico y el de buceo, hacen que vaya al límite de lo permitido por mis billetes, y prefiero aprovechar mi experiencia del viaje anterior y hacer de cicerone. Nos acercamos al mercado central, donde pudimos comprar algo de artesanía y alguna que otra camiseta. Ya de vuelta hacia el hotel decidimos pasar por el mercado de abastos chino, por otro par de templos que visitamos hace dos años y por el mercado de noche. Aun no tiene todos sus puestos abiertos, cosa que agradecemos después de un rato de rechazar ofertas de todo tipo de imitaciones de relojes, bolsos o camisetas.

Ya es claramente de día, hay que dejar de pensar en las nubes y seguir con la maleta. Tiene que estar lista antes del desayuno. El viaje será largo y probablemente será la última comida decente hasta que en dos días lleguemos a Madrid. No es un sitio donde se puedan pedir florituras, pero hemos comido muy bien. No era raro ver pescadores locales descargando unos magníficos túnidos de los que dábamos cuenta al día siguiente, o ver a alguien limpiando pescado en el Jetti, lo que nos permitía ver multitud de rémoras y pequeños puntas negras que se acercaban a comer los restos. Pero si en algún momento pudimos disfrutar de los tiburones, fue durante nuestra visita a la isla de Piaynemo, en la que comimos junto a unos manglares que sirven de refugio a crías de multitud de especies, o en una de sus playas, donde con el agua por la rodilla podíamos admirar pequeños puntas negras de no más de 30 Cm. que se acercaban curiosos. Mientras comíamos también pudimos disfrutar de la increíble puntería de los peces arquero, que a más de 6 metros lanzaban un chorro de agua sobre los nuddles que a modo de gusanos les iban colgando de la plataforma.

Piaynemo también es famoso por uno de los paisajes más espectaculares de Raja Ampat. Allí ascendimos por unas escaleras, literalmente en medio de los árboles, ya que muchas de ellas tienen huecos por los que se cuelan los mangles, que nos llevaron al mirador sobre la bahía. Desde allí pudimos observar el que está considerado el mejor paisaje de Raja Ampat, una preciosa laguna de aguas turquesas salpicada por pequeños islotes en forma de corona.

 

Raja Ampat Oceania
Foto (dron): David

 

Pero mi mente divaga demasiado, son muchos los recuerdos maravillosos de este viaje y es difícil no sentirse nostálgico mientras continúo con el equipaje, sobre todo porque eso significa que es momento de dejar este paraíso y volver a casa. Me está costando trabajo meter el chaleco, las aletas no se quedan en la posición adecuada y la caja con las linternas no me está ayudando. Cuando meto primero el chaleco y luego la caja, todo queda en su sitio. Ahora le toca al regulador. Me preocupo de proteger las segundas etapas, pero el manómetro no me preocupa tanto. Todo el año pasado preocupado por mi aumento de consumo y por casualidad he descubierto que tiene un error de 20 bares. Será de las primeras cosas que haga cuando vuelva a España, menos mal que en este viaje no ha sido un inconveniente.

Quizás esa sea una de las cosas que más me gusta de bucear aquí, lo mejor está a poca profundidad y las inmersiones suelen durar más de una hora. Era gracioso ver a nuestro guía Nobrei, juntar las manos pidiendo perdón por hacernos subir a los 70 minutos de inmersión. Y nosotros le perdonábamos solo porque sabíamos que el espectáculo no acababa al salir del agua, sabíamos que al finalizar la inmersión nos dirigiríamos a una pequeña playa, en ocasiones una mera acumulación de arena de no más de 20 metros de ancho y 50 de largo que sobresalía escasamente del mar, donde parábamos a tomar algo caliente y alguno de los dulces que nos habían preparado en el resort mientras hacíamos tiempo de superficie. Todo habría sido idílico, incluso perfecto, si no fuera por la cada vez más abundante basura arrastrada por el mar que encontramos en algunas de ellas. Ojalá nuestra escasa concienciación en el uso de plásticos no convierta este paraíso en otro vertedero.

Me queda un hueco para la carcasa de la cámara, esa carcasa que tantos disgustos me ha dado en este viaje. La tercera noche cometí el error de dejarla abierta, con la mala suerte de que la lluvia, una gotera y mi carcasa, coincidieran en el espacio y en el tiempo. Las imágenes que he podido ir revisando dejan muchísimo que desear, en muchas de ellas se ve la neblina provocada por el vaho de la carcasa. Sin duda ese ha sido mi gran pesar en este viaje.

Ya de por sí es difícil intentar captar la belleza de estas inmersiones. Por mucho que lo intente, no creo que se pueda grabar un video que te haga sentir la sensación que causa ver pasar lentamente, por delante de tu máscara, un cardumen de peces con la cola tan amarilla que parecían pequeños soles, y cuyo lomo cambiaba a su voluntad de plateado al verde y del verde a un azul eléctrico, o el que cuando termina de pasar este cardumen veas que detrás de ellos hay otro de peces cirujano nadando en sentido contrario, para convertirse todo en una especie de explosión de peces nadando en todas direcciones cuando algún túnido o alguna palometa se abalanzaba sobre ellos. O como describiros aquella inmersión en Blue Magic, en la que las mantas nos estaban esperando ya desde el inicio de la inmersión y que durante más de una hora se acercaron a nosotros, nos pasaron por encima de la cabeza, e incluso saltaron fuera del agua cuando algún fotógrafo se acercó demasiado a la zona donde ellas se dejaban limpiar por los lábridos.

Ya en mi primer viaje me sentí frustrado por ser incapaz de describiros o mostraros lo que es el buceo en Raja Ampat, ahora estoy convencido de que ni siquiera un documental de National Geographic sería capaz de conseguirlo.

Solo me queda el traje, todavía húmedo por no decir mojado. Ya está, justo a tiempo, la maleta está acabada y es hora de ir a desayunar. Mientras ando por última vez hacia el comedor, voy haciendo un repaso de lo que quería ver en este viaje y me doy cuenta de que los he cumplido todos con creces, he buceado con mantas y las he visto saltar fuera del agua, he visto al walking sark andando, contoneándose diría yo, por las rocas, he visto al tiburón wobegon nadando en busca de un lugar para cazar al acecho, y he visto los preciosos peces mandarín.

 

Raja Ampat Oceania
Foto: Malote

 

Mientras desayunamos no dejo de ver caras largas, nos queda lo peor del viaje, la vuelta. Pero yo no puedo quitarme una sonrisilla de la cara pensando en los que leáis estas líneas y si os conformareis con leerlas. Ya estamos buscando fechas para el 2021 ¿Os lo vais a perder?"

 

Si queréis ver algunas muestras más de lo que pudimos disfrutar en este viaje, aquí os dejamos algunas fotos: 

Raja Ampat Grupo 1

Raja Ampat Grupo 2

Y en breve, los vídeos!!

 

 

 

Visto 1768 veces

Contacto

Nuestras Instalaciones

Enjoy! Fabián Roncero
San Blas. Avenida Séptima, 68
28022 Madrid

telefono escuela de buceo en Madrid +34 91 234 33 24

telefono escuela de buceo en Madrid +34 661 97 73 86

 

Localización

Suscribete a Nuestro Newsletter

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

En cumplimiento del Real Decreto Ley 13/2012, del 30 de marzo por el que se modifica la Ley de Servicios de Sociedad de la Información, y relativo a la utilización de cookies en páginas Webs; Oceaniabuceo, le informa que este sitio Web utiliza cookies para poder medir y analizar el tráfico de la Web, para facilitarle su experiencia como usuario y ofrecerle un mejor servicio. Si lo desea puede configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies o bien para impedir la instalación de las mismas, teniendo en cuenta que de ésta forma dejaría de tener acceso a ciertas funciones en Internet.

Definición y función de las Cookies

Una cookie es un pequeño archivo creado por un sitio de Internet para almacenar información en su equipo, como por ejemplo, las preferencias cuando se visita una web. Cuando se accede a una página Web que utiliza cookies, ésta solicita al navegador que guarde una o más cookies en el disco duro. Las cookies a menudo guardan la configuración de los sitios web, como el idioma preferido o la ubicación. Así, cuando el usuario vuelve a esa página Web, el navegador envía de nuevo las cookies que le pertenecen, lo que le permite prestar servicio e información personalizada en función de las necesidades. Las cookies también pueden llegar a guardar información que identifique personalmente a los usuarios, sin embargo este sitio web no utiliza este tipo de cookies, y solo tendrá acceso a la información personal que usted proporcione a través de los formularios de contacto. Se puede cambiar la configuración de cookies del navegador que usted utiliza, para que le permita aprobar o rechazar automáticamente peticiones de almacenamiento de cookies cuando se cierra el navegador y otras opciones adicionales.

Tipos de cookies que utiliza esta página Web

  • Técnicas
    Este tipo de cookies facilita información sobre el uso que el usuario realiza de la Web, como por ejemplo, qué paginas ha visitado o si ha tenido problemas técnicos en los accesos. Estas cookies no permiten identificarle, puesto que la información que recogen es anónima y será utilizada únicamente para trabajos de mejora de diseño de la página y de navegación, estadísticas de uso, etc. Permiten que la web funcione de forma más ágil y adaptada a las preferencias de los usuarios.
  • De registro
    Se crean al registrarte o cuando inicia una sesión como usuario de la Web.
  • De personalización
    Permiten personalizar las funciones o contenidos del sitio web en función de los datos obtenidos del navegador.
  • Estado de la sesión
    Estas cookies guardan la información necesaria durante la sesión y los cambios relacionados con ella, y también determinan si está registrado o no en la web.
  • Procesos
    Las cookies de procesos permiten el funcionamiento del sitio web y ofrecen servicios esperados por el usuario que accede al sitio web como, por ejemplo, la navegación por páginas web o el acceso a áreas seguras del sitio web.

Relación de Cookies utilizadas por el dominio www.daimsoft.com:

  • Cookies técnicas
Cookie Duración Descripción
ASPSessionId Cookie de sesión Utilizada para definir el estado de la sesión y registrar la sesión del visitante, no es intrusiva ni mantiene su registro entre visitas ni en distintos sitios Web. Utilizada al objeto de gestionar áreas de inicio de sesión y también sirve para carros de compra. Está integrada a nuestro gestor de contenidos. Permanece constante durante la sesión.
polCookId 10 años Utilizada para comprobar si el visitante ya fue informado de la política de cookies de la web.

Revocación y eliminación de Cookies

Usted puede configurar su navegador para permitir, bloquear, eliminar o desactivar las cookies instaladas en su equipo, mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su equipo. En caso que no permita la instalación de cookies en su navegador es posible que no pueda acceder a alguna de las secciones o funcionalidades de este sitio web.
Para configurar el navegador, desactivar o administrar la instalación de cookies, y que de este modo se borren automáticamente una vez que se cierre el navegador, equipo o dispositivo, puede obtener más información haciendo “click” en los siguientes enlaces que le proporcionamos, en función del navegador que usted utiliza:

De forma general la mayoría de navegadores permite el acceso rápido a la eliminación de los datos de navegación, pulsando la secuencia de teclas Ctrl+Mayus+Supr, pudiéndose borrar las Cookies.

Actualización de nuestra Política de Cookies

Es posible que actualicemos nuestra Política de Cookies en este sitio Web en función de exigencias legales o técnicas, por ello si lo desea, aconsejamos que revise esta política en alguna ocasión, al objeto de estar adecuadamente informado sobre cómo y para qué usamos las cookies. Última actualización: Julio de 2016